Tottenham Hotspur on Twitter: \ Y hasta es posible -aunque el entrenador pierda puntos en las salas de prensa- que Luis Enrique acabe la temporada con esa cara de entrenador que mi buen amigo Martí Perarnau ha echado de menos en su prólogo. A fin de cuentas aquella era la especialidad, de las tres que se integran en el triatlón, que menos dominaba. El contacto entre Luis Enrique y José Ramón se produjo a través de Javier Mayo, quien, además de ser alumno de Callén, tenía contratado a su profesor como entrenador y era amigo común de ambos. Aunque seguiría corriendo maratones, Luis Enrique se marcó nuevos retos personales. No tenía obsesión por las marcas, aunque lógicamente quería dar lo mejor de sí mismo. Así que dedicó prácticamente todas las mañanas a prepararse con un nivel de autodisciplina y exigencia que sorprendieron incluso a su entrenador. Aun así, pronto empezaron a plasmarse sobre el césped las razones por las que el nuevo entrenador había confeccionado su plantilla de la forma que lo hizo, con porteros que dominaran el juego de pies en general y con un golpeo largo en particular; con laterales tan largos que parecieran extremos; con centrales que tuvieran buena salida de balón; con un centrocampista diferente a los que ya tenía y con un delantero centro puro.

brown and green trees near mountain under white clouds during daytime Entre los ocho mil corredores que tomaron la salida estuvieron los exciclistas profesionales Abraham Olano y Fernando Escartín y los exfutbolistas Robert Fernández y Juan Carlos Unzué, que también son asiduos de la bicicleta. Por el mismo orden en que aparecían en las camisetas eran Felipe el Mandi Martínez, Luis Enrique el Master 21 Martínez, Tomás Pequeño ruiseñor Latorre, Carlos Gran trabayador Benítez, Carlos Noly el discreto Nodar, David Cuerpu Rodríguez, Pepe el Triatleta Navarro, Vicente Pantani Fernández, Juanca Ruso charlatán Unzué, Jordi Pastis el tapao Cebrià, Antonio Sr. Wikipedia gruñón Alix, Miki Rebeld cono lover Arpa, Toñín El falsu Llorente y Claudio Di Bisceglieto Bisceglia. Luis Enrique cruzó la línea de meta en un tiempo de 6 horas, 42 minutos y 42 segundos. Mejorar sus capacidades en ese deporte iba a ser una de las prioridades de su preparador personal durante los meses que transcurrieron entre noviembre de 2006 y julio de 2007, una época en la que Lucho disponía de mucho tiempo libre. Fue varias veces campeón de Asturias de judo y una vez subcampeón de España universitario.

El tejido ripstop se siente suave y ligero a la vez que es duradero. Un ciclista valenciano falleció a consecuencia de las heridas que se produjo en una caída en Somport y otros cuatro participantes resultaron heridos, al ser arrollados por una furgoneta. Sin embargo, a Luis Enrique ya le rondaba por la cabeza una nueva aventura. Después de encajar la primera derrota de la temporada en el Camp Nou, Luis Enrique se mostró irónico. Lo peor es que nadie de cuantos le rodean, desde el presidente hasta el último asesor de comunicación, pasando por su psicólogo de cabecera, camisetas futbo baratas han sido capaces de hacerle entender que la primera víctima de ese tipo de conductas siempre será él. El 22 de sep- tiembre realizó su primera triatlón de distancia olímpica. De hecho, se había iniciado en la preparación específica de triatletas en 1999 y había sido profesor de la escuela de entrenadores de la Federación de Triatlón entre 2003 y 2006. De todos esos títulos y experiencias, sobre todo las experiencias, había dos que interesaron especialmente a Luis Enrique. No podía andar. Luis Enrique no estaba en mejores condiciones. «La mayor dificultad con la que me encontré a la hora de practicar el triatlón fue la natación, en gran parte porque no había nadado de pequeño», ha reconocido siempre Luis Enrique.

Aquella prueba formaba parte de la preparación y permitió a Luis Enrique y a su entrenador tener una clara referencia de las condiciones en las que llegaría al Ironman de Fránkfurt. José Ramón Callén era y es una persona con una preparación y unos conocimientos poco comunes. Pensar que el club había filtrado deliberadamente la noticia para acallar el descontento que el empate de la jornada 36 ante el Getafe (2-2) había producido entre los aficionados, no era nada descabellado. Nada más regresar de Ámsterdam inició la búsqueda de un preparador físico personal. Se había propuesto debutar, nada más y nada menos, en la maratón de Nueva York, una de las maratones populares más importantes que se celebran, junto a las de Berlín, Boston, Chicago, Londres o Tokio. Durante el proceso de entrenamiento, Luis Enrique sufrió un contratiempo que dificultó su preparación y le impidió participar en la segunda edición de la Titan Desert, una prueba de ciclismo de montaña que se desarrolla durante seis días en el desierto de Marruecos. Y así fue. Luis Enrique nadó los 3,8 kilómetros en una hora, doce minutos y treinta segundos, cubrió los 180 kilómetros de bicicleta en cinco horas, veintisiete minutos y 33 segundos, y recorrió la maratón en tres horas, 33 minutos y veintiocho segundos, para un tiempo total de diez horas, diecinueve minutos y treinta segundos.