Sobre todo, porque las sensaciones que transmitía el equipo, con Oubiña por delante de los dos centrales y con Rafinha y Krohn-Dehli en los interiores, empezaban a ser buenas. Las dos cosas tenían mucho sentido y, sobre todo, la segunda porque «un equipo no se hace en dos días». Las derrotas o los empates son parte del juego, camisetas futbo baratas tanto como las victorias. Quienes sí estaban allí eran los miembros de su equipo técnico: Juan Carlos Unzué, que debutaba como segundo del entrenador asturiano; Robert Moreno, el ayudante que ya estuvo con él en el Barcelona B y la Roma; Rafael Pol, el preparador físico que le acompañó en la aventura italiana; Joaquín Valdés, el psicólogo que trabajó a tiempo parcial en el Barça B y a tiempo completo en Roma; y Patxi Villanueva, entrenador de porteros y único integrante del staff vigués que continuaba en el club. Luis Enrique, parece decidido a ser otra vez el gran protagonista del fútbol mundial que fue no hace demasiado tiempo. Luis Enrique estaba muy absorbido por su trabajo y, aunque debía tener muchas ganas de subirse a la bicicleta, apenas tenía tiempo. El recorrido era muy llano, aunque la llegada fuera en un pequeño monte de 250 metros de altitud.

Eso sí, nunca antes un club había vivido una experiencia tan compleja como la de la temporada que precedió a la llegada de Luis Enrique. Luis Enrique quería que los laterales se proyectaran mucho en ataque, el mediocentro se incrustara entre los dos centrales para darle mejor salida al balón, los interiores tuvieran llegada desde la segunda línea, los extremos jugaran por fuera y que, cuando estuvieran allí los laterales, buscaran el dos contra uno y que uno de los dos jugara por dentro, que todos presionaran en cuanto se produjera una pérdida de balón y que la salida fuera lo más rápida posible cuando se hubiera recuperado la pelota. En esa misma línea, camisetas de futbol baratas Terry Venables presenciaba las primeras partes de los partidos que el FC Barcelona disputaba en el Camp Nou desde el palco presidencial y en el descanso bajaba al vestuario para corregir los errores que habían cometido sus futbolistas. Al Celta empezaron a vérsele las costuras muy pronto. El Celta de Luis Enrique se había estrenado en el campeonato de Liga el lunes 19 de agosto. Se enfrentó al mismo adversario (el Espanyol) y en las mismas condiciones (en Balaídos) de la última jornada del campeonato anterior.

«Después de las vacaciones de Navidad, durante un entrenamiento y por una falta no pitada por el entrenador, Leo perdió los papeles. Al día siguiente estaba programada una jornada de entrenamiento de puertas abiertas en el Mini Estadi y la visita de todos los años a distintos hospitales infantiles del territorio. Y el día 25 de noviembre, dejó atrás a Raúl González como máximo realizador de la historia de la Champions League con otro hat-trick, y con un total de 74 tantos, esta vez en el campo del APOEL de Nicosia (0-4). Los registros personales no le han obsesionado nunca, pero tampoco han dejado de gustarle. Túñez se marchó al día siguiente a Venezuela, para disputar un encuentro oficioso ante Bolivia. El mejor jugador del mundo reapareció el 8 de enero con dos goles ante el Getafe y el centrocampista catalán celebró su efemérides en el partido de vuelta de esa eliminatoria de Copa. Eso puede ser porque no quieren que se conozca nada de lo que están preparando para afrontar el partido siguiente. El Barcelona es uno de los equipos más grandes del mundo y se merece ser representado por los mejores dirigentes.

Son equipos que juegan con muchísima intensidad, equipos que trabajan muy bien el robo de balón tras la pérdida, equipos que quieren la pelota para ser protagonistas… Hasta entonces, el equipo celeste había utilizado de forma habitual el dispositivo 1-4-2-3-1 y el nuevo entrenador quería jugar con el 1-4-3-3 que él mismo había aprendido como jugador y que había utilizado mayoritariamente en sus dos anteriores equipos. Celta tiene consolidada. Hablando con él te das cuenta del respeto que tiene por la formación y que es un entrenador que va a poner en el campo a los jugadores que se lo ganen, a los jugadores que él crea que son mejores, con independencia de su edad, currículo y trayectoria». El presidente Carlos Mourinho apareció acompañado de su director deportivo, Miguel Torrecilla, y del nuevo entrenador celeste. Los dos fueron reubicados como responsables del fútbol no profesional, hasta el Juvenil B. Se iban a liberar ocho plazas, de las que cuatro serían ocu- padas por Juan Carlos Unzué, Robert Moreno, chandal de futbol Rafael Pol y Joaquín Valdés. Es decir, entrenar mucho durante las primeras semanas con un doble objetivo: que los jugadores adquieran volumen de carga física y que él pueda recalcar, tantas veces como sea necesario, los conceptos tácticos que pretende implantar en el equipo.