José Manuel Pinto a partir de la temporada 2012-13, cuando Unzué dejó el club por segunda vez, ahora para vivir una frustrante experiencia en Santander. Esta vez, en cambio, sí lo hacía. En cambio, no explicó que el domingo 21 se había reunido a comer con Ismael, Abelardo y algún que otro de sus amigos gijoneses. Era obvio que había preparado minuciosamente su comparecencia -con su psicólogo Joaquín Valdés – y sabía perfectamente dónde estaba y a dónde quería ir. En la foto oficial de la temporada, únicamente aparecen estos seis técnicos: Unzué, Moreno, Barbarà, Pol, De la Fuente y Valdés. José Ramón de la Fuente (Castell-Platja d’Aro, 1970) fue portero de fútbol en numerosos equipos, entre ellos el Barcelona B. Cuando colgó las botas se especializó en el entrenamiento específico para guardametas. Su llegada al primer equipo se produjo por recomendación de Unzué, que ya había trabajado con él en el grupo de entrenadores de porteros del fútbol formativo azulgrana. Situaciones como la imputación de Messi por un presunto delito fiscal; la im-putación del propio club y de los dos presidentes de este mandato por el asunto de los contratos de Neymar en un proceso impulsado por un socio del propio club; la sanción impuesta al club por no haber respetado el estatuto del jugador profesional de la FIFA, contratando a jugadores menores de edad; las resoluciones desfavorables del máximo organismo futbolístico mundial y del Tribunal Arbitral du Sport; el desgaste que ha generado la protesta de muchos socios por el hecho de que Josep Maria Bartomeu no haya pasado por las urnas; la decisión del presidente de despedir al que ha sido director deportivo del club y a sus dos hombres de la máxima confianza desde el año 2010; la convocatoria anticipada de elecciones y un sinfín de cosas más han puesto en peligro constante el equilibro del equipo.

Pero para mí hoy es un día en que se cumple todo a lo que puede aspirar un entrenador, no solo por el hecho de que este es el club que primero confió en mí cuando todavía no tenía ninguna experiencia como entrenador… El caso de Pep Guardiola, que había provocado el mayor rechazo jamás registrado en una encuesta de este tipo, sudadera del tottenham demostraba que el ejercicio de un entretenimiento periodístico no sirve para nada. El otro caso sonado, pero en el extremo diametralmente opuesto, fue el de Pep Guardiola, chandal futbol que en 2008 se encontró con un 80 por ciento de «noes». Las negociaciones con la empresa Traffic -la misma que había gestionado tiempo atrás los contratos de Henrique Adriano y Keirrison de Sousa- levantaron suspicacias. Daba consignas, paraba el juego, corregía las cosas que no se estaban haciendo bien o, simplemente, pedía «más, más, más y más» intensidad a unos jugadores que no tienen tiempo para aburrirse. Robots, servidores portátiles, cámaras, ordenadores, programas específicos para el tratamiento y análisis de las imágenes, pulsímetros y un sinfín de materiales que hacen prácticamente imposible que pueda escaparse un detalle, por pequeño que pueda parecer.

El Real Madrid se colocaba ya con cuatro puntos de ventaja, lo que significaba que en unos pocos partidos, chaqueta tottenham hotspur el equipo había cedido diez puntos. Pero la realidad es que el equipo completo está formado por una treintena de personas, divididas por áreas. No dio una sola puntada sin hilo y entre frase y frase explicó con una claridad meridiana las líneas maestras del trabajo que pensaba desarrollar y con quién quería hacerlo. Paralelamente a esa evolución natural, las páginas web de muchos medios han puesto en marcha encuestas mediante las cuales dar a conocer qué porcentaje de socios o aficionados de un club estaban de acuerdo o en desacuerdo con la contratación de un entrenador. En uno de ellos, Jurgen Kloop, el entrenador del Borussia de Dortmund, obtuvo un 46% los votos, frente a un 30% de Luis Enrique. Un entrenador no es solo una persona que pone once jugadores.

Y en su caso, como el líder del equipo que es, debería tener en cuenta que sus enfrentamientos verbales con los periodistas cargan las críticas de acidez y eso no es bueno para sus jugadores ni para él. Antes de empezar los entrenamientos, Luis Enrique tiene la costumbre de entrar en el vestuario de los jugadores. Un día normal de trabajo, es decir de entrenamiento, Luis Enrique llega a su despacho sobre las 7.30 de la mañana y no da por finalizada su jornada laboral hasta doce horas después. Las notas se ponen al final de la temporada. Una gran mayoría le recomendó que se quedara, incluso bajo el argumento de que si las cosas no iban como él quería, tendría la posibilidad de salir en diciembre e incorporarse al New York City con tiempo suficiente para iniciar la temporada oficial, prevista para el mes de marzo. Es evidente que tanto los medios de comunicación como el interés social que ha generado el fútbol han experimentado un crecimiento sostenible durante el tiempo que ha transcurrido desde la presentación de Barrow y que el interés de los medios ha aumentado considerablemente.