Una primera racha de cinco partidos sin perder, con tres victorias y dos empates, entre las jornadas 20 y 24 y una segunda tanda de otros cinco encuentros en los que el Celta logró un empate y cuatro victorias, la última de ellas frente al Real Madrid (2-0), determinaron una brillante clasificación final. Máxime teniendo en cuenta que no se había conseguido ni un solo gol en los tres últimos partidos en Vigo. Firmar contrato con el Barcelona no era una experiencia nueva para Luis Enrique, sudadera tottenham hotspur que antes de ahora ya había suscrito tres compromisos con el club. El recorrido era muy llano, aunque la llegada fuera en un pequeño monte de 250 metros de altitud. Y como Orellana no tenía ganas de irse, aunque eso pusiera en peligro su participación en el Mundial de 2014, tomó la decisión de quedarse, eso sí, convencido de que podría revertir la situación y ganarse la confianza de su técnico. Luis Enrique estaba muy absorbido por su trabajo y, aunque debía tener muchas ganas de subirse a la bicicleta, apenas tenía tiempo. Pero con independencia de todo ello, resulta evidente que a Luis Enrique le gusta ver las cosas desde una posición preeminente o prominente, dos palabras que tienen un significado muy parecido pero no idéntico y que reflejan su forma de ser.

En cualquier caso, hay hechos que son tan irrefutables como que el FC Barcelona ya sabía que tendría que fichar a Claudio Bravo -un portero por el que Juan Carlos Unzué ya había confirmado sus preferencias varios años atrás-, Jérémy Mathieu, Ivan Rakitić y Luis Suárez o que tendría que recuperar a Rafinha Alcántara y a Gerard Deulofeu de sus cesiones al Celta y al Everton, respectivamente. Se incorporará al club tras la participación de la selección española en el Mundial, después de dos años al frente del equipo nacional», explicaba el club blanco. Entonces, el equipo dirigido por Abel había ganado por la mínima y había salvado la categoría. Luis Enrique quiso estar seguro de su decisión y esperó a que se cumpliera el primer mes de entrenamientos para comunicarle que no contaba con él y que si quería podía buscarse equipo. Luis Enrique explicó en la rueda de prensa de su presentación que el Barcelona 2014-15 iba a jugar como siempre al ataque, con un fútbol atractivo y efectivo. Nada más finalizar, el presidente Josep Maria Bartomeu comparecía ante los periodistas para anunciar que Luis Enrique sería presentado el miércoles inmediato como nuevo entrenador del club. Abelardo, que hoy es el entrenador del Sporting de Gijón, jugó al fútbol con Luis Enrique durante casi todo el tiempo que duraron sus respectivas carreras.

La primera tarea en común consiste en preparar los ejercicios que van a desarrollarse durante la sesión del día. Tito. La primera apuesta de Zubizarreta era Luis Enrique y la segunda Ernesto Valverde, en esos momentos entrenadores respectivos del Real Club Celta de Vigo y del Athletic Club de Bilbao. Es decir que si en la primera mitad del campeonato había logrado 19 puntos -una cifra que si se extrapolaba a la totalidad del torneo podía convertirse en una amenaza de descenso-, en la segunda había obtenido treinta puntos. Que Sacchi, Venables y otros entrenadores utilizaran este recurso hace treinta años o más era bastante normal. Ni nueva. Ya en la década de los años 80 del siglo pasado hubo muchos entrenadores de diversos países que utilizaron ese sistema para calibrar mejor los movimientos individuales y colectivos de sus jugadores. Adelantar la posición de los centrales, acercándolos a los jugadores que se encontraban por delante suyo, ampliaba todavía más la distancia entre la defensa y la portería. Uno de esos casos fue el del defensa central Andrés Túñez, habitual con los entrenadores anteriores y fijo en todas las convocatorias de la selección de Venezuela.

La mayoría de los entrenadores cierran las puertas de los entrenamientos a los periodistas. Luis Enrique, como suele hacer siempre en todos sus equipos, mantenía cerrados los entrenamientos a la prensa. Luis Enrique valoró el gesto de su amigo, pero no lo consintió: «Esas son tuyas, “Nenón”». Los resultados no tardarían en llegar y Luis Enrique recuperaría todo el crédito que algunos le habían discutido hasta entonces. Es posible que Luis Enrique agradeciera la segunda decisión. En esos días, además, circulaba el rumor de que Luis Enrique tenía problemas con Borja Oubiña. El equipo necesitaba resultados para que el club no se viera abocado a tener que tomar la decisión de despedir a Luis Enrique y a sus técnicos. Y para colmo de males, el equipo no era capaz de darle una alegría a su público en Balaídos. Pero para revertir la situación era preciso cambiar algunas cosas y recuperar la confianza de los jugadores, que no se sentían demasiado cómodos con el modelo que su entrenador pretendía implantar. Es evidente que contemplar las cosas desde lo alto le permitía tener una visión mucho más global y más real de lo que sucedía sobre el césped. Quedan muchos partidos por delante y el fútbol, para su mayor grandeza, siempre será un juego en el que pueden pasar muchas cosas y el Barcelona tiene que competir todavía, en España y en Europa, con otros equipos que también han sido construidos para ganarlo todo.

Si tiene alguna pregunta relacionada con exactamente dónde y cómo usar chaqueta tottenham , puede hacerse con nosotros en nuestra propia página web.